Mercedes Aguilar


Esto no es un blog, es una mujer
Autora. Mercedes Aguilar

viernes, 23 de mayo de 2008

no(p)

Los caminos de las serendipias son inescrutables y me acaban de hacer chocar de frente con esta rotunda declaración de Hugo Finkelstein. Como venía tan a colación con lo que estaba pensando en este momento y que no os pienso contar porque NO, no me he podido resistir al cortapega. Ala:

"No es no, y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
"No" se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.
No.
Se dice una sola vez, No.
Con la misma entonación, No.
Como un disco rayado, No.
Un no que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín, no es No.
Un no que no necesita explicaciones y justificaciones.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un no, para el otro porque ya fue para uno mismo.
"No" es No, aquí y muy lejos de aquí.
"No", no deja las puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo se pongan patas para arriba.
"No", es el último acto de dignidad.
"No", es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
"No", no se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos, ni con pena y menos aún con satisfacción.
"No", es No, porque No.
Cuando el no es No, se mira a los ojos y el no se descuelga naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí"


¿y tu que dices?

11 comentarios:

Miracle dijo...

Yo digo que si.

Ant dijo...

Yo digo que NO

Ale dijo...

bien, 1 a 1, pero esto solo es el cominenzo, el final no se sabe hasta el final

quien da mas

Sir John More dijo...

Yo digo que depende, claro... Bueno, perdón, me extravié un rato por los laberintos electrónicos y... Pasaba y, para variar, no me pude quedar calladito, pero es que la pregunta... En fin, un saludo.

Anónimo dijo...

Yo digo: -Si lo tienes claro, entonces vale-.

Porque una negación tajante implica una seguridad en lo que se dice, en lo que se siente.

...¿la tienes tú?

gmariadelcarmen28@yahoo.com.ar dijo...

Por ser una dama, digo no. Reservo el momento para alguien que lo merezca.
Audazel tema!
Un saludo, y la invito a visitar mi blog.
María del Carmen

inventario dijo...

Yo digo, muchas cosas....

Pocas veces, digo NO, pues se me pone cara de sapo, orggggg.... orgggggg...!!
Ahora si pongo cara de sapo y digo NO, eso es irrefutable (aunque todo se puede refutar en esta vida...)

SI, me gusta más, y digo SI de muchas mucho, porque hace sonreír a mis labios, sin necesidad de sonreír... aSI tal cual!

:)

an dijo...

sí. con tilde.
incluso a la tediosa pregunta de "¿desea mostrar los elementos no seguros?" (cada vez que accedo aquí): sí.

ADR dijo...

Hay que saber decir "no" en el momento oportuno, si no, no se valoran los síes, Lo mismo pasa con las críticas y los halagos. Las personas realmente sinceras no son bien entendidas porque, en el fondo, nadie termina de aceptar la parte de la verdad que comprende algo negativo.

túhermanalamáschica dijo...

Me encanta cuando alguien escribe, mejor de como lo haría yo, uno de mis pensamientos que me resulta difícil expresar.
En ese momento siento un placer especial,
una especie de psicomagia,
y casi me creo que eso que estoy leyendo lo estoy creando yo,
me deja más tranquila, más satisfecha, es una sensación parecida a cuando llevas todo un día intentando recordar el nombre del que te encontrastes en la calle y de repente dices... coño antonio!!!!

pues eso el señor Hugo no lo ha podido describir mejor la idesincrasia del no, su importancia, y lo díficil que resulta ejercerlo convirtíendose en todo un arte.

chiqui dijo...

Reitero todo lo dicho por Adri y añado, que tan importante es decir NO, como el hacerlo en el momento oportuno.
Aún si alguna vez se ha dicho SI, cuando se tuvo que decir NO, si la causa lo merece ha de tener redención