Mercedes Aguilar


Esto no es un blog, es una mujer
Autora. Mercedes Aguilar

lunes, 14 de abril de 2008

...este cuento ha comenzado



Érase una vez un Colorín Colorado que, cansado de vivir al final de un cuento de príncipes y dragones, organizó a los de su gremio para conquistar la Tierra del Comienzo.

Tras un peligroso viaje a lo largo de miles de historias, siempre a contracorriente y desde el final hasta el principio, los Colorines supieron ocultarse para no ser vistos por los personajes ni por los ojos de los niños que los leían. Así, muchas fábulas siguieron intactas en la travesía, mas no sus antiguos extremos. En ellos todo había cambiado con la llegada del ejército rojo al punto de arranque favorito de los narradores: la montaña del “Érase una vez”, misma que fue tomada por asalto.

Desde entonces las leyendas para niños, según el Honorable Congreso Constituyente de los Colorines, deberán iniciar siempre con esta colorinífica frase (así dicen ellos): “Y Colorín Colorado, este cuento ha comenzado…”.


(ya os contaré otro día la batalla de los Colorines Colorados con los Felices y las Perdices, porque ese fue otro cuento, El cuento de nunca acabar que se alió con el de La buena pipita)

14 comentarios:

Miracle dijo...

... Gracias. Es un pedazo de cuento.

Pejooe dijo...

Alborotadores...

(Muy guapo el nuevo diseño...)

Anónimo dijo...

Mi más sincera enhorabuena al Colo rín Colorado que decidió nadar a contracorriente para ser lo que quería ser, para sentir lo que su corazón le dictaba.

Preferible bailar al ritmo de los latidos de tu corazón que al son de las palmas que toque la sociedad.

"Colorín, colorado,
a vivir la vida he comenzado.
Y comeré cada día perdíz
rellena de buen queso.
Y usaré ya siempre besos
con sabor a regaliz...
...y ViViré mi Vida en Verso
y no como fue una vez".

yolareinaroja dijo...

¡Qué chulo! (Además, me has dado una idea para mis clases de lengua).

Besos.

ángela dijo...

y podría terminar con un "érase que se eran muchos puntos suspensivos".

El murmullo de las cucarachas dijo...

Y la sonrisa se hizo de post-ín... tu sabes cuando te estremecen las cosas???... por eso...

besos y beso.. alevosamente postista!!!

andoba dijo...

Muy imaginativo. Y muy sugerente y estimulante para los niños (y los menos niños) estos ejercicios de subversión narrativa y quiebra de lo establecido. Así nos vamos dando cuenta de que las cosas pueden cambiarse con un simple giro de la voluntad (bueno, ojalá esto fuera así de cierto).

Algunas frases del contracuento y el embarullado árbol me han recordado una brevísima, emotiva, maravillosa historieta de Eduardo Galeano.

Lo que más gracia me ha hecho, aparte del texto, es el corazón faldero ¿Influencias de Ágatha Ruiz?

Besos, flaca.

Anónimo dijo...

...tendrá la falda enamorada...

Poco a la vanguardia.. dijo...

muy bonito....

Ale dijo...

"Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos."
Eduardo Galeano

Then and so dijo...

Ahora mismo desde mi admitida ignorancia y siempre llena de afan de aprender y reinventar sin marearme con las vueltas de campanas y las inversiones de principio y finales voy a hacer un google a ver quien Eduardo Galeano. AYYYSSS y es que yo tambien vivo enganchada a un buen comienzo ....

andoba dijo...

Cierto, flaca, y cada vez que hacemos algo de eso es que hemos dado un "salto voluntario evolutivo personal".

sincaminos dijo...

...

Miracle dijo...

Encima me cita a Eduardo Galeano!!! Señorita... Se me cae la baba.