Mercedes Aguilar


Esto no es un blog, es una mujer
Autora. Mercedes Aguilar

viernes, 15 de febrero de 2008

Allí

Estoy en la puerta del Alamillo allí donde quedábamos. Los patos siguen tan felices y a mí y a mí me sube el pavo por las piernas y la melancolía me baja por los brazos. Sí, los recuerdos es lo que tienen que te erizan la piel y las metáforas. Y entonces y entonces no sé si a ti te pasa, cierras los ojos en voz baja y hueles las mañanas de aquel banco y andas por las aguas del estanque y rozas con las rosas las miradas. Que etérea soy sobre esa nube, no sé, no sé si a ti te pasa.

9 comentarios:

juan rafael dijo...

Yo siempre estoy en un vahido mental perpetuo ¿sirve como respuesta?

El murmullo de las cucarachas dijo...

Pos cuando te de por bajar... agarrate un par de mordisco de nubes de esas... y savorealas, ya veras, ya!!... que nosotras semos nubedependientes!!!!...

Y los recuerdos... solo pal ultimo de los minutos!!!!..y mientras... ALE, ha crearlos!!!

besos alevosos..y alguna metafora pero sin pinchos y con vinito!!!..

yolareinaroja dijo...

Muy tierno, Ale. Me ha gustado.

Ale dijo...

juan rafael, la respuesta siempre sirve..desde la tienda, sobre la nube o con aliento de vahido

Cuca, tu eres una metáfora con patas...menudo manejo de la navaja. Ya te vale. Todavía lo estoy flipando

Ale dijo...

Muchas gracias su encarnada majestad, me halaga enternecerla e incluso me sonroja,mi querida Reina Roja

andoba dijo...

Me pasa siempre, sí, a mí me pasa, en el abril naciente y en el final del invierno, con las hojas a punto de adivinarse en el pétreo enramado. Cruza la nostalgia por mi paso y me traspasa, porque me sabe débil al recuerdo y al aroma, al momento de tenue luz mutua, una caricia suave, una flor en la mano, un beso en la mirada. El rubor me conmueve como a un niño y sólo soy, sólo soy suspiro, huella que fue, hilo de araña en la piel de algún olvido.

Ale dijo...

andoba,a ti que lo que pasa es que eres un poeta

acordeprometeo dijo...

El recuerdo...arruga del alma. A veces,dependiendo del recuerdo, conviene aplicar una crema antiarrugas en deprimento de admirar la vejez.

Un beso

andoba dijo...

Y tú también, flaca. Y todo el mundo. Sólo que la gente no se lo cree.