Mercedes Aguilar


Esto no es un blog, es una mujer
Autora. Mercedes Aguilar

jueves, 25 de enero de 2007

Pienso luego existes

El pesimista piensa
en ayer
El optimista
en mañana
El realista
en hoy
El poeta

en ti

(Ante semejante batiburrillo de mis personalidades habrá que ir haciendo algunos descartes)




miércoles, 24 de enero de 2007

De hábitos y conclusiones


Veo que asimila usted
conclusiones cual esponja;
Es obvio Sr. Bartok
que el hábito no hace al fraile
-ni a la monja-

jueves, 18 de enero de 2007

TREN


Nunca tuvo una clara conciencia de por qué había tomado ese tren. Tampoco recordaba la estación, aunque probablemente fuera primavera o sus finales, donde los abejorros rubios anunciaban los días felices del verano. Le gustaba entrenerse mirando por la ventanilla como el paisaje cambiaba de color y de temperatura y de vez en cuando ordenaba cuidadosamente su equipaje de mano. Era un tren de vagones complicados y paradas cortas en estaciones solitarias que apenas daban para distinguir los sencillos colores de la añoranza. En él, había estrenado las primeras palabras que tienen que ver con el amor y la vida y había compartido la extraña metáfora del llegar con algún que otro compañero de viaje. Ultimamente acudia con frecuencia al vagón restaurante. Cuantas veces iba, una copa escanciada lo estaba esperando. Y cuando tras ir y venir a aquel vagón su ansiedad disminuía, y el alcohol lo llevaba por las paralelas irreales del optimismo, soñaba vehementemente que la estación estaba próxima, y las lágrimas le bañaban el sueño, pues aún dormido, sabía que el despertar sería amargo, y que con la resaca llegaría la certeza de que ninguna estación era la suya.

domingo, 14 de enero de 2007



Me melcocho en almibares agradecidos de tus deferencias y una vez esterilizada de mis abluciones, embotaré con cierre hermético todos los nafs que despoje como preparación necesaria para el acto trascendental de invocar al arcángel Sealtiel el cumplimiento de sus promesas. Mientras tanto degustaré muy caliente tu té verde.

besos de mermelada

lunes, 8 de enero de 2007

POSITIVE THINKING

Pepito siempre era muy optimista, pero tenía un hermano menor que era muy pesimista. En la Navidad, los padres de los muchachos quisieron hacer un experimento para igualar un poco las emociones de los niños:
A Jaimito, el pesimista le dejaron de regalo un magnífico tren eléctrico;

A Pepito le pusieron un mojón asi de grande.
Por la mañana, al levantarse el padre les pregunta:
- A ver Jaimito, ¿que te han traido los reyes?
- Un tren....pero va muy lento....y no tiene luces....

-Y a ti Pepito ¿que te han traido a ti?

- ¡¡¡UN CABALLO PERO NO LO ENCUENTRO!!
A mal tiempo buena cara y a buen tiempo PIRUETAS EN EL AIRE¡!
En homenaje al anuncio que ha conseguido estas navidades emocionarme más que cuando veo a la peña que le ha tocado la lotería (siempre lloro). Joder me ha calado...tambien he hecho mucho zaping griposa en la cama ehh.....Pues eso que del norte o no; BONITO 2007 *.



*por cierto ¿es que ha nadie se le ha ocurrido rimarlo con ¿......te la mete? ....con el coñazo que nos dieron con lo del cinco


viernes, 5 de enero de 2007

OTRO CUENTO DE LUCÍA

Lucía es fría de día.
Ya no luce como antes
la pequeña Luz lucía.

Cuando le dieron a luz
una mañana sombría,
el cielo cambió de color
y clareó todo el día.

Nació Luz incandescete
ardiente y preciosa un día
y con su luz alumbraba
a todo el que conocía.

Luz fue creciendo radiante
-deslumbraba la chiquilla,
y era tan guapa y brillante,
que sin querer pretenderlo
fué eclipsando a sus amigas.

Fueron dándole de lado
las compañías femeninas.
Sólo los hombres le hablaban
y a todos, les encendía.

LLegó a tener una corte
pendiente de sus destellos
y fue la protagonista
de los poemas más bellos

¡Pero ay!, pobre de Luz,
que fue su luz su desgracia,
Pues todo aquel que elegía
para amar en confianza
la luz que lo enamoraba
se convertía en suspicacia.

Los destellos que irradiaba
solo provocaban celos
y los amantes de Luz
morían de desasosiego.

Ya no luce como antes
la pequeña Luz lucía
se fue apagando su luz,
se agotaba su energía

Ya no salía de casa
Luz, se volvió muy fria
y se hizo cambiar el nombre;
Ahora se llama Lucía.

"Lucía la fria", decían.


Apagada y deprimida
se tiró a la mala vida.


Cambió el día por la noche;
Una farola encendida
que se acercaba a los coches




Ya no luce como antes
la pequeña Luz lucía
Luz de noche incandescente
Lucía la fria, de dia.

miércoles, 3 de enero de 2007