Mercedes Aguilar


Esto no es un blog, es una mujer
Autora. Mercedes Aguilar

jueves, 13 de marzo de 2008

El azar del azahar



Si esta foto tuviera olor, olería al dulce reencuentro con la virgen de La Paz en el parque de Maria Luisa.
 Olería a bulla y a silencio recogido. 
A feromonas inquietas de anticipación y deseo. 
Olería a camisetas de tirantas, a lunares, a volantes - Olería a revuelo . 
Si esta foto tuviera olor, olería a Sevilla en primavera y entonces, si esta foto tuviera olor, sentiríais algo asi como un enamoramiento dislocado y adolescente que te enajena el alma, te pinta la sonrisa boba y abrillanta tu mirada. 
Si esta foto tuviera olor, entraríais en la alegre sintonía en la que me encuentro mientras huelo, escribo...... y siento.

8 comentarios:

Then and so dijo...

Cuan poderoso y traicionero es el poder de los recuerdos y de la nostalgia que.... desde el destierro mas lejano y hasta a orillas del Potomac, la memoria historica, los genes programados, la esencia de nuestro ser no hace oler jazmines donde hay escarcha y verlos donde solo hay ramas desnudas ( cual molinos de viento). Nuestro corazon se engancha en la distancia y envuelto de nostalgia anhela aun mas fervorosamente el desenfreno que provoca su aroma.

Ale dijo...

Mariola, ¿estas leyendo el quijote a orillas del Potomac?

El murmullo de las cucarachas dijo...

sniffffffffffffffffffffffffffff..

sniffffffffffffffffffffffffffff...

snifffffffffffffffffffffffff..

pues si...

va a ser que me pilla lejos la flor...

pero cuando se abra y te la pongas en el pelo...!!!!!

entonces siii!!!

sniffffffffffff
snifffffffffff
snifffffffffffff

Aprendiza de risas dijo...

El olfato y su poder de evocación.

Cinco sentidos, ¡pero qué grandes son!

Besos,

Anónimo dijo...

Tiene magia ese azahar.

Cuando (por circunstancias de la vida) no quieres o no puedes permitirte sentir, en estas fechas en Sevilla, el aroma del azahar te empuja una y otra vez con fuerza sobre la realidad de la que intentas evadirte a ratos (para no volverte loca).

Es como una dulce tortura. Dulce, porque es como una preciosa caja de bombones, cada instante más intensa que el anterior. Tortura por querer y no poder, y mientras menos puedes más quieres...

Aún así, si no puedo desayunar chocolate a diario, siempre es mejor un buen tazón de vez en cuando, algún bomboncito sin que nadie se entere, y el resto del tiempo a dieta. Mejor eso que olvidarse del moreno cacao que tan increibles sensaciones me regala.

¿Has probado el chocolate de azahar? Es riquísimo...

verdial dijo...

Efectivamente si esa foto tuviera olor, sería un olor inigualable, tal y como inigualable es Sevilla, sobre todo en primavera.

Saludos

Lilith dijo...

Los recuerdos siempre tienen olores...... a mi el azahar me trae recuerdo de patio, de pan con chocolate, de novela radiofonica...
me traen recuerdo de otro olor, el del jabon lagarto con el que mi abuela lavaba la ropa....... me trae olor a infancia.

Juan Antonio dijo...

Hermosa conjunción de pensamiento, sentimiento y comunicación. Como hermosa es la primavera sevillana en todas sus manifestaciones: la luz, los aromas, los sonidos, el deseo.. Tú lo has dicho mejor que nadie con esa imagen y con tus palabras.

Besos.